por Juan Espinosa Núñez 30 de agosto, 2021 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La irrupción de tecnologías innovadoras en las diferentes industrias es un hecho reconocido; es lo que, desde hace tiempo atrás, se ha venido llamando “transformación digital”. En sus inicios, la transformación digital hacía referencia llanamente a la digitalización de procesos de negocio y a la eliminación de procesos analógicos. En una segunda versión, se percibió el impacto del cambio que la digitalización llevaría a las empresas hacia nuevos modelos de relación con el cliente, fabricación, gestión interna, etc. Hoy en día se trata de una realidad, una auténtica revolución en la que la tecnología apunta al cambio y aceleración del mundo de los negocios con conceptos como IOT, Wearables, IA, RPA, Big Data, Cloud, etc., de modo que las empresas e industrias que no se sumen a la revolución serán consumidas por ella.   

En el mundo de la industria, la revolución tecnológica ha tomado diferentes nombres. Hasta 2016 se hablaba de industria 3.0: el foco estaba en la digitalización usando tecnologías que, en retrospectiva, nos parecen ahora bastante básicas, y cuyo objetivo era destinar determinadas tareas a las máquinas y sistemas, para simplificar y acelerar procesos de las empresas. 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus