por Mettler Toledo 3 de septiembre, 2015 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

El ozono se utiliza cada vez más para la depuración de sistemas de agua de uso farmacéutico. El nuevo sensor pureO3® permite realizar mediciones rápidas y seguras con la ventaja del menor coste operativo de la gestión de sensor inteligente.

El ozono disuelto, una forma natural del oxígeno, es uno de los oxidantes más agresivos utilizados para la gestión y el control de la contaminación biológica en los sistemas de agua para uso en aplicaciones farmacéuticas o de las ciencias biológicas. El ozono es un oxidante eficaz que elimina rápidamente la biopelícula y la contaminación microbiana acuosa con dosificaciones de fácil control y tiempo de contacto mínimo. La corta vida media de la molécula se reduce aún más con la exposición a luz ultravioleta (a una longitud de onda de 254 nm), que no deja residuos químicos ni trazas de ozono tras la depuración y se ajusta a la normativa que prohíbe la adición de sustancias.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus