por Yulán Hernández García y Jesús Martínez de la Fuente. Instituto de Nanociencia de Aragón. Universidad de Zaragoza 23 de octubre, 2013 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La medicina ha encontrado un gran aliado en la nanotecnología gracias al avance de estos nuevos materiales. Las propiedades que éstos ofrecen, permiten el desarrollo de nuevas técnicas para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, aumentando la sensibilidad y selectividad de los métodos, disminuyendo los efectos secundarios de las terapias convencionales.

La nanotecnología es uno de los grandes avances de las últimas épocas y se perfila como la solución a múltiples problemas en los más diversos campos de la ciencia.

Aunque fue en 1959, cuando el conocido investigador Richard Feynman expuso las ventajas que podría suponer trabajar a escala nanométrica [1], fueron necesarios más de veinte años hasta que el descubrimiento de nuevas técnicas (ej. microscopía de efecto túnel [2, 3]) y materiales (ej. fullereno [4]) iniciaron la verdadera revolución de esta nueva rama de la ciencia.

De manera general, la nanotecnología ha sido definida por el NNI (National Nanotechnology Initiative) como la parte de la ciencia que comprende las técnicas y herramientas para la creación y utilización de sistemas, estructuras y materiales que tengan, al menos una de sus dimensiones, en el rango entre 1 y 100 nm.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus