7 de septiembre, 2020 Laboratorios comentarios Bookmark and Share
< Volver

Abbott ha anunciado que ha recibido la certificación de la CE para su dispositivo Panbio COVID-19 Ag Rapid Test Device para la detección del virus SARS-CoV-2 en personas que se sospecha que tienen COVID-19. La prueba rápida de antígenos, que está autorizada para su uso por profesionales sanitarios, no requiere instrumentación y los resultados se obtienen en tan solo 15 minutos.

La prueba Panbio COVID-19 Ag es una opción fiable, asequible, portátil y expansible para hacer análisis de la COVID-19. La prueba rápida de antígenos también puede ser una herramienta muy útil para apoyar las estrategias de salud pública, como el rastreo de contactos y los análisis a gran escala de personas que se sospecha que tienen una infección activa, aseguran desde la farmacéutica.

Los tests de antígenos detectan una proteína del virus para determinar si alguien está actualmente infectado. Debido a que las pruebas de antígenos proporcionan información esencial en un momento del ciclo de la infección en el que las personas corren el mayor riesgo de propagar la enfermedad, dichas pruebas pueden ser una herramienta potente para frenar la propagación de la infección. Los resultados de las pruebas rápidas de antígenos se pueden dar al paciente en el mismo centro sanitario al que ha acudido.

Un resultado negativo no excluye la posibilidad de que el paciente esté infectado por el COVID-19 y no puede utilizarse como única base para determinar el tratamiento o para tomar otras decisiones terapéuticas. A la hora de tomar una decisión, un resultado negativo debe combinarse con las observaciones clínicas, el historial del paciente y la información epidemiológica, añaden desde la compañía.

Los resultados preliminares de un estudio clínico de Abbott de 241 muestras demostraron que la prueba Panbio COVID-19 Ag tiene una sensibilidad del 93,3 % y una especificidad del 99,4 % en personas que se sospechaba que estaban expuestas al COVID-19 o que tenían síntomas en los últimos siete días. Abbott ha enviado información de la prueba a la Organización Mundial de la Salud para que se incluya en la Lista de Uso de Emergencia.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus