10 de marzo, 2015 Formación comentarios Bookmark and Share
< Volver

Esta es una de las principales conclusiones a las que se llegó en el II encuentro de asociaciones profesionales farmacéuticas, celebrado el 6 de marzo en la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid), en el que participaron numerosas asociaciones y sociedades farmacéuticas, ONGs, representantes del la Real Academia de Farmacia, del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid y del Consejo General, y en el que se debatió sobre cuál debería ser la mejor formación para el farmacéutico del futuro. Durante toda la jornada se puso de manifiesto que, en general, la formación actual del Grado de farmacia es adecuada en cuanto a conocimientos, pero debería centrarse más en el paciente.

La conferencia inaugural fue impartida por Luis Amaro, tesorero del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, que introdujo el tema “necesidades de formación del farmacéutico del futuro” sobre el que opinaron representantes de asociaciones y sociedades farmacéuticas. Para Rafael Puerto, presidente de AEFF (Asociación Española de Farmacéuticos Formulistas) “las facultades de farmacia españolas únicamente incluyen la formulación magistral como asignatura optativa de segundo ciclo y escasamente se contemplan detalles prácticos como el estudio de los aspectos legales o metodológicos de organización del laboratorio”. Según Puerto habría que profundizar en el desarrollo asistencial y en la formación del médico prescriptor.

César Valera, de la Asociación Española de Farmacéuticos Homeópatas, destacó las diferencias en formación sobre homeopatía entre España y otros países de Europa “En España el 53% de la población se trata o se ha tratado con estos fármacos, hay más de 6.000 médicos especializados y 22.000 farmacias que los dispensan, pero estamos por detrás de Europa”.

Rosalía Gonzalo, vocal de dermofarmacia del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, habló de los conocimientos en los que habría que profundizar para mejorar la formación en dermofarmacia:  conocimiento de la piel, cosmética facial, corporal y capilar, la piel en situaciones especiales (alergias, sequedad, rosácea, piel de bebé, personas mayores, embarazadas, acné…), fotoprotección en cada época del año, higiene bucodental, suplementos nutricionales, cosmetovigilancia, legislación, gestión empresarial, mercados, clientes, etc.

Para Nieves Mijimolle, vocal de ortopedia farmacéutica del COFM, los planes de estudio a nivel de Grado deberían incidir en el conocimiento de los materiales que se utilizan en ortopedia como siliconas, aceros, aluminio, termoplásticos, y en los controles de calidad de los mismos. “Los pacientes piden asesoramiento sobre estos productos y no sabemos nada de ellos. Se sale de la formación de Grado sin el conocimiento suficiente de productos como bolsas de colostomía, sondas, fajas, musleras, andadores, sillas de ruedas, cojines antiescaras…”

Para Ana Dago, vicepresidenta de la Fundación Pharmaceutical Care “hay que conseguir que el farmacéutico desde el principio de su formación tenga un conocimiento asistencial

Y en la misma línea, Diego Marro, de la Sociedad Española de la Optimización Farmacéutica, apuntó “la misión asistencial no tiene que ser una opción, sino una línea a seguir, y el contacto con el paciente debe existir desde el primer curso, algo que se puede hacer fácilmente a través de talleres porque todos tenemos pacientes en nuestro entorno”.

Yolanda Pontes, de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, propuso una formación práctica temprana en la que se enseñe a individualizar la atención al paciente. “Adaptar las enseñanzas universitarias a las necesidades de la población desde el primer curso”.

Ana Gangoso, de la Sociedad Española de Farmacia de Atención Primaria, pidió a los planes de estudio actuales lo siguiente:

  • Aumentar los créditos de formación en farmacología, farmacoterapia y farmacogenética.
  • Incluir metodología de investigación clínica y farmacoepidemiología.
  • Tener asignaturas optativas de gestión clínica, uso racional del medicamento, economía de la salud, etc.

Para Montserrat Pérez, secretaria de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, “Hay que pasar a centrarse en el paciente mediante farmacoterapia práctica, manejando guías clínicas, profundizando en la gestión logística y en la formulación magistral”.

María José Alonso, de la Sociedad Española de Fitoterapia, incidió en que no de todas las facultades se sale con una formación suficiente en fitoterapia como para continuar formándose por este camino. “Sería conveniente llegar a un consenso homogéneo de formación en fitoterapia entre todas las facultades”.

Otras salidas profesionales para el farmacéutico 

Después de todas estas intervenciones, la jornada continuó con una conferencia de José López Guzmán, presidente de la Asociación Española de Farmacia Social, que versó sobre la farmacia centrada en la persona y en la educación en valores del farmacéutico.

“Estamos muy formados en lo técnico pero quizá falta formación en el contacto humano. El farmacéutico debe concienciarse de que tiene delante a otra persona, no una receta”, puntualizó López Guzmán.

Finalmente se dio paso a una segunda mesa redonda moderada por José Carlos Montilla, presidente de la Comisión Nacional de Farmacia Industrial y Galénica, en la que se habló de otras salidas y actividades profesionales para el farmacéutico.

Participaron Eva María Martín García, vicepresidenta de la Asociación Española de Farmacia Social; Agusto Bedate, de la Farmacia Militar, que habló de la formación de los farmacéuticos en las fuerzas armadas; Ana Fonseca, de la Asociación Española de Farmacéuticos Católicos; Beatriz Artalejo, presidenta de la Asociación Española de Farmacéuticos de la Industria; Mariano Avilés, presidente de la Asociación de Derecho Farmacéutico; Juan Jorge Poveda, vocal de distribución del COFM; y representantes de Farmamundi, Farmacéuticos sin Fronteras y de la Federación Española de Estudiantes de Farmacia.

Por último, Fernando Caro, organizador del evento y profesor del Grado de Farmacia en la Universidad Francisco de Vitoria, expuso unas conclusiones:

  • El farmacéutico debe adquirir formación básica y completarla con una formación continua.
  • Desde la universidad hay que orientar a los alumnos.
  • Las asociaciones son un factor clave en la formación continuada.
  • La formación de postgrado es imprescindible en algunos ámbitos de trabajo.
  • Los profesionales farmacéuticos deben colaborar con los otros agentes sanitarios en equipos multidisciplinares.
  • Se valora la realización de prácticas tempranas.
  • Es importante centrarse en el paciente y no solo en el medicamento.
  • Hay que mejorar la comunicación con el paciente.
  • El farmacéutico debe colaborar para obtener el mayor beneficio terapéutico.
  • El conocimiento de la elaboración de medicamento individualizado es una formación necesaria para la medicina personalizada.
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus