por A. Oros. Farmacéutico. Regulatory Affairs en Gabinete Técnico Farmacéutico M. Camps 20 de noviembre, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La incertidumbre que se creó durante los inicios de la crisis del COVID-19 ha provocado un descontrol en el mercado. Muchas han sido las empresas del sector cosmético que han fabricado geles hidroalcohólicos, pero, además, muchas otras empresas, de otros sectores, se han sumado a la fabricación y/o comercialización de estos productos. Durante todos estos meses, las autoridades sanitarias han realizado rigurosos controles sobre estas nuevas empresas, junto a las otras ya establecidas en el sector. Pero como siempre, y sumado a la incertidumbre del momento, existen excepciones.  

Muchas han sido las empresas que se han volcado en la fabricación y/o comercialización de productos para frenar el COVID-19. Nos vimos sorprendidos por la pandemia, y el mercado no estaba provisto de productos, que ahora se han convertido de primera necesidad.
Ha sido una carrera frenética contrarreloj para sacar productos al mercado y ponerlos al alcance de los consumidores, ya sea fabricándolos o trayéndolos de otros países, en muchos casos de fuera de Europa.
Pero el frenetismo y las prisas para lanzar un producto, por muy necesario que sea, nunca deben ser una excusa para poner al alcance del consumidor artículos de mala calidad o sin las garantías necesarias. Por este motivo es imprescindible conocer la normativa de aplicación, y lo más importante, tener el criterio para saber interpretarla. De esta forma, el producto llegará al mercado con las garantías sanitarias y con la mayor celeridad posible.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus