por Erika Fonseca 29 de junio, 2020 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

La adecuada puesta en servicio de equipos y sistemas es de fundamental importancia para obtener la certificación de buenas prácticas de fabricación (GMP).  La metodología de puesta en servicio puede y debe utilizarse en sectores fabriles como la industria alimentaria, veterinaria y fármaco-química y puede ser una forma de avanzar en estas áreas del mercado.

La puesta en servicio, conocida internacionalmente como “commissioning”, puede definirse como un conjunto de técnicas y procedimientos operativos estándar utilizados en algunos sectores de la industria o en plantas industriales completas, con el fin de garantizar que la entrega del constructor al operador se produzca de manera ordenada y fiable, garantizando que su operatividad se corresponda con lo especificado por los requerimientos de usuario (URS).

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus