2 de junio, 2020 Actualidad Farmacéutica comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Foro de Empresas Innovadoras (FEI) y la Comunidad IND+I han presentado el Manifiesto “Propuestas para la reconstrucción de una economía sostenible”, en el que sientan las bases sobre cómo levantar los pilares de un nuevo modelo productivo más próspero y sostenible para España, basado en la innovación, la ciencia y la industria.

El manifiesto pretende inspirar a gobiernos, agentes sociales/económicos y a la sociedad en general, perfilando el tiempo de después de las crisis sanitaria, económica y social provocada por el COVID-19.

En coherencia con estos vectores, el Foro de Empresas Innovadoras (FEI) y la Comunidad IND+I han apuntado diez propuestas de acción, enmarcadas en cuatro nuevos instrumentos: el Instituto Nacional para el Nuevo Modelo Europeo; el Consejo Nacional para la Innovación y la I+D; la Agencia para la Transformación Industrial y la Transición Ecológica de la Industria; las Iniciativas Locales de Competitividad y Experimentación Abierta.

El Consejo Nacional de Innovación e I+D sería un grupo asesor de la Presidencia del Gobierno para la creación de la estrategia de país, en favor de la innovación y la I+D. Estaría compuesto por referentes emprendedores, grandes empresas, PYMES, académicos y ejecutivos de varios ministerios. Uno de sus objetivos sería que la inversión en I+D pública y privada se acerque al porcentaje de gasto sobre el PIB de la media europea, dirigiendo su política a la utilidad para la sociedad de lo que se investiga y que sea la parte principal de la solución de esta crisis. Otro gran organismo sería la Agencia para la Transformación digital y la Transición ecológica de la Industria, que debería asumir un rol activo en la creación de valor económico, social y ecológico, en línea con la política de la Unión Europea.

En opinión de ambas entidades, España debe avanzar en su modelo productivo siguiendo una estrategia de innovación vinculada a aquellos ámbitos en los que tiene una ventaja y conocimiento acreditados, identificando los sectores tractores que pueden arrastrar más inversión, convirtiéndolo en un factor de estabilidad indispensable para poder afrontar las crisis, cada vez más recurrentes y de naturaleza diferentes.

La reactivación económica pasa también por impulsar la industria y su digitalización, que debe llegar al 20 % del PIB. El presidente del FEI, Luis Fernando Álvarez-Gascón, incidió en que “necesitamos de un mayor contenido industrial en nuestra economía, revirtiendo la dinámica reciente que la ha reducido en la última década a un 14% de nuestro PIB y en torno al 12,5% del empleo. La política industrial debe tratar de manera diferente aquellos sectores en los que nuestro país tiene ventajas competitivas, pero son poco dinámicos, y los sectores de alto dinamismo donde tal vez nuestra industria no esté aún posicionada”.

El manifiesto apoya que el desarrollo de una industria propia no puede hacerse de espaldas a las cadenas de valor añadido internacionales. Más bien al contrario, se debe incentivar la implantación de estos grandes conglomerados industriales, determinantes para el desarrollo de la innovación. Sería una industria interdependiente, conectada a las cadenas globales y locales de producción, resiliente y adaptable a las diferentes coyunturas.

Igualmente, señala que la competitividad de nuestra industria debe impulsarse, además, partiendo de la habilitación digital masiva, la formación continua en el puesto de trabajo, la educación ajustada a las necesidades del tejido productivo, la formación profesional valorada, etc.

Por otro lado, inciden en la necesidad de incrementar la cultura y la formación emprendedora en todos los niveles educativos y financiar adecuadamente el ecosistema de emprendimiento y pyme innovadora, en un marco de innovación abierta compartido con las empresas tractoras ubicadas en España. Y para todo ello, el Estado debe asumir una posición de liderazgo, acompañando al sector privado, planificando concertadamente con el ecosistema científico-productivo cómo impulsar la máxima inversión innovadora, con una apuesta decidida por l la transformación digital, con los objetivos de sostenibilidad como orientación clara, que debe convertirse en una oportunidad. Las políticas de educación y formación, las infraestructuras, la I+D, la innovación abierta y la financiación público-privada, son fundamentales para desarrollar la nueva industria. La economía y la industria española han de ser además globales, en alianza con la Unión Europea. En el modelo que se proponga debe prestarse especial atención al papel de las inversiones directas extranjeras.

En cuanto a la política fiscal, se hace necesaria una reforma que aporte más recursos y de manera más justa, utilizando los impuestos para incentivar las mejoras en la transición ecológica, digital y justa.

Tags:
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus