25 de febrero, 2021 Biotecnología comentarios Bookmark and Share
< Volver

Cáncer, enfermedades infecciosas, genéticas, alimentación sostenible para todos, plantas resistentes a la sequía, bioeconomía o alimentación funcional. Estas son algunas de las aplicaciones de CRISPR con las que trabajan a diario los socios de AseBio.

Desde AseBio, queremos empezar por definir qué es CRISPR y, sobre todo, explicar en qué se diferencia de la famosa palabra “transgénico” que tanta polémica ha generado. Los expertos consultados, José Miguel Mulet, investigador en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), y Richard Borreani, responsable de Public Affairs, Science & Sustainability de Bayer Crop Science, distinguen las dos herramientas muy claramente. La tecnología CRISPR consiste en modificar un genoma de un mismo organismo con la posibilidad de realizar cambios mínimos y específicos, mientras que la otra técnica se basa en añadir un gen ajeno a otro ser vivo para formar un nuevo organismo. “No tiene nada que ver. Decir que es lo mismo es una aberración científica”, precisa Mulet. En parte por eso, Borreani recuerda que es importante que la legislación permita en Europa que la sociedad y los consumidores puedan beneficiar de las ventajas que proporcionan esta novedosa tecnología. “

Salud humana

Donde los beneficios de CRISPR están muy claros es en la salud humana, señalan también desde AseBio. En este ámbito, Simone Calzolari, CEO de ZeClinics, lo corrobora. Estas semanas, la compañía ha conseguido una licencia para crear modelos de enfermedad del pez cebra editados genéticamente en tan solo tres meses y venderlos a más de 50 clientes para que prueben la eficiencia de sus fármacos y terapias. Sin CRISPR nada de esto sería posible. “CRISPR es la única herramienta que permite hacer ciertas modificaciones que actualmente necesitamos para generar modelos de enfermedades. Es la única forma que hay para generar estos modelos”, asegura Calzolari.

Desde el CNIO, Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, trabajan con CRISPR para entender mejor el cáncer y sus consecuencias desde su adaptación como herramienta de edición génica. El equipo de Sandra Rodríguez-Perales, jefa de la unidad de Citogenética Molecular y Edición Génica, acaba de publicar un trabajo en el que han planteado el uso directo del sistema CRISPR para eliminar las células tumorales de una forma selectiva. Lo primero que destaca la experta es la versatilidad de la herramienta y su potencial.

Alimentación

CRISPR parece también una solución clave para abastecer comida a todo el mundo en los años por venir. “Nuestro gran desafío es poder tener un alimento de calidad, cantidad suficiente, a precios asequibles para todos”. No es tan fácil, advierte Borreani, convencido de que necesitamos la regulación de esta herramienta. “El CRISPR y los transgénicos tienen que estar regulados porque si no, no podremos dar de comer a todo el mundo”, se suma Mulet.

Natac, empresa socia de AseBio clave en el área de la bioeconomía, centra su actividad en la extracción y aislamiento de compuestos bioactivos obtenidos a partir de plantas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus