por A. M. Castro y L. Puente 29 de agosto, 2022 Artículos técnicos comentarios
< Volver

El dióxido de titanio se utiliza en numerosas ocasiones como opacificante y colorante en alimentos, cosméticos y productos farmacéuticos. Sin embargo, su potencial carcinogénico y las repercusiones directas e indirectas en los medicamentos de uso humano y veterinario obligarían a la industria a desarrollar nuevas formulaciones para la mayoría de los productos de dosis sólidas orales. 

En febrero de 2020, la Unión Europea publicó que el dióxido de titanio debe clasificarse como carcinógeno vía inhalatoria (Carc. 2, H351. Inhalación) para determinadas formas en polvo del compuesto, según el Reglamento sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (CLP) [1 y 2].
Al mismo tiempo, en mayo de 2021, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó una evaluación actualizada sobre la seguridad del aditivo alimentario dióxido de titanio (E 171), en la que concluía que el dióxido de titanio ya no puede considerarse seguro cuando se utiliza como aditivo alimentario debido a las numerosas incertidumbres existentes en cuanto a su toxicología, en particular, el hecho de que no se pudo descartar el potencial de genotoxicidad [3].

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas o videos vistos). Puedes obtener más información y configurar sus preferencias.

Configurar cookies

Por favor, activa las que quieras aceptar y desactiva de las siguientes las que quieras rechazar. Puedes activar/desactivar todas a la vez clicando en Aceptar/Rechazar todas las cookies.

Aceptar/rechazar todas
Cookies Analíticas

Cookies que guardan información no personal para registrar información estadística sobre las visitas realizadas a la web.

Cookies de Marketing

Cookies necesarias para determinadas acciones de marketing, incluyendo visualización de vídeos provenientes de plataformas como Youtube, Vimeo, etc. y publicidad de terceros.

Cookies de Redes Sociales

Cookies relacionadas con mostrar información provenientes de redes sociales o para compartir contenidos de la web en redes sociales.