por M. J. Martínez Gil 8 de enero, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

El sector de la salud sigue en alza en lo que se refiere al interés que despierta entre los inversores. Sus características hacen que sea un sector en el que las operaciones corporativas sean habituales, tanto por parte de industriales que buscan consolidar su posición, como por financieros que tratan de obtener rentabilidades superiores a la media de mercado.

El sector de la sanidad debe hacer frente a importantes retos que pueden cambiar de forma significativa el escenario en los próximos años:

  1. La entrada en el sector de players de otros sectores: es el caso de Amazon, que ha adquirido licencias de distribución farmacéutica en varios estados de EE. UU. y pretende ofrecer servicios de salud y entrar en el negocio de suministros médicos.
  2. La revolución digital: el potencial de herramientas y técnicas como el aprendizaje de máquinas, dispositivos inteligentes y robótica autónoma. Las compañías más grandes dentro del segmento de la salud están mejor posicionadas para aprovechar los avances digitales, mientras que las pequeñas empresas, que no pueden permitirse estas mejoras, corren el riesgo de quedarse atrás.
  3. Cambios en la regulación: en los últimos años, los cambios normativos se han producido en las principales regiones geográficas y es posible que se produzcan más cambios regulatorios.
  4. Consumismo: los consumidores podrán elegir entre una variedad de modelos de atención, como la telemedicina, la salud en el hogar, la atención online, etc.
  5. La medicina personalizada: que integra la historia clínica del paciente, su información genética y las preferencias para desarrollar tratamientos personalizados. Los inversores apuestan por la biofarmacia y por las empresas de tecnología médica que están desarrollando tratamientos personalizados.
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus