por J. Pereira Ortiz 8 de enero, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Este artículo explica la constante apuesta de una empresa pesquera por reutilizar y poner en valor residuos pesqueros de los cuales desconocían sus posibles utilidades, considerando la pluma (endoesqueleto) de calamar, en un proceso de limpieza, para generar B-Quitina y B-Quitosano, biopolímeros con múltiples propiedades y utilidades.

Armadora Pereira es una compañía pesquera, con base en Vigo (España) y representación en varios países, dedicada a la pesca extractiva de calamar (Loligo spp), fundamentalmente.
Comprometidos con el uso de medidas nuevas, sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, apuestan por enfoques innovadores tales como la investigación científica en el aprovechamiento y valorización de subproductos generados en el procesamiento industrial de nuestras capturas.
Su β-quitosano presenta un elevado grado de desacetilación -grado ultrapuro- y características físico-químicas. Las excepcionales características del β-quitosano hacen de él un espléndido candidato para usos en las industrias biomédicas y farmacéuticas, como creación de apósitos, uso en ingeniería de tejidos, así como ser un excelente material para la creación de estructuras encapsulantes para la liberación controlada de fármacos y nutrientes. También tiene aplicaciones en la industria cosmética y alimentaria de alto standing.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus