por S. Cañigueral Folcará, R. Vila Casanovas, D. Arruda Frommenwiler y E. Reich 4 de marzo, 2019 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La introducción sistemática de la cromatografía en capa fina de alta resolución (HPTLC), con un capítulo específico en la Ph. Eur. para el control de los productos a base de plantas medicinales, ha mejorado la reproducibilidad analítica, así como la descripción e interpretación de los cromatogramas. Además, el análisis integral de la huella dactilar por HPTLC (Comprehensive HPTLC fingerprinting) permite simplificar las tareas de control de calidad.

Los productos a base de plantas medicinales son aquellos que contienen drogas vegetales, preparados vegetales (extractos, aceites esenciales, etc.) o sus combinaciones como ingredientes activos. En la forma farmacéutica apropiada para la administración al paciente llegan al mercado, principalmente como medicamento o como complemento alimenticio, con requisitos de calidad que varían dependiendo del país y el marco regulatorio aplicado. Sin embargo, la calidad de las drogas y los preparados vegetales es importante porque de ella depende la reproducibilidad de la seguridad y la eficacia. La complejidad química de las drogas y preparados vegetales, su variabilidad inherente a su origen natural, el conocimiento limitado de los componentes químicos responsables de la actividad terapéutica, y la posibilidad de adulteraciones y contaminaciones, hacen que el control de calidad constituya un reto no siempre fácil de superar [1].

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus