por Santiago Fernández 18 de mayo, 2018 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La eficacia del ozono en la reducción de la proliferación microbiana y en la protección de las contaminaciones externas le convierte en un buen desinfectante para sistemas de agua purificada en aplicaciones farmacéuticas y biológicas. En este artículo el autor describe el proceso de utilización de ozono para este fin y sus ventajas.

El ozono es uno de los más eficaces agentes de desinfección utilizados en el tratamiento del agua farmacéutica. El ozono es un gas incoloro, de olor característico, que licúa a una temperatura de –112 ºC y solidifica a –192 ºC. Su estructura molecular (O3) puede representarse gráficamente como un triángulo isósceles en cuyos vértices se hallarían los átomos de oxígeno.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus