por Luis Parra 11 de julio, 2017 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

El agua es la fuente de la vida. Esta frase tan tópica define de forma clara y sencilla la importancia de este compuesto. De los muchos aspectos desde los que se puede analizar la importancia del agua, nos vamos a centrar en un tipo muy especial de agua: el agua de uso farmacéutico, y especialmente la que denominamos agua para inyección (WFI). 

El agua, en la industria farmacéutica, la empleamos de tres formas diferentes: como agente de intercambio de energía (uso puramente industrial), como agente de limpieza, y como materia prima de nuestros productos. Es en estos dos últimos usos en los que centraremos nuestra atención.
El agua farmacéutica debe reunir determinadas características físicas, químicas y microbiológicas en función del uso para el que va a ser destinada.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus