17 de mayo, 2018 Instrumentación comentarios Bookmark and Share
< Volver

Diagnóstico y modularidad, con una anchura de instalación de apenas 6,2 mm, son características que se combinan en el nuevo sistema de protección contra sobretensiones M-LB-5000 de Pepperl+Fuchs. Con estas cualidades, los módulos de un canal incrementan la disponibilidad de planta y optimizan los costes operativos totales.

Los diagnósticos patentados del M-LB-5000, con su intuitivo y sencillo patrón de luces indicadoras tipo semáforo, minimizan los costes de las pruebas de acuerdo con la norma EN 62305-3 y permiten la información del estado de los módulos de protección. El led verde indica una protección efectiva integral y una suficiente reserva operativa. El led amarillo señala que el módulo ha alcanzado el 90% de la vida útil, pero el circuito de señal sigue estando protegido. El módulo de protección debería ser reemplazado cuando se realice el siguiente mantenimiento. Si el indicador está en rojo, el módulo de protección está dañado y se ha perdido la protección. El módulo de protección debería ser reemplazado inmediatamente para prevenir cualquier posible daño en el siguiente estado de sobretensión.

Esta disposición permite que los módulos de protección se reemplacen siempre en el momento más adecuado, lo que mejora la disponibilidad de la protección contra sobretensiones, y con ello, todo el sistema, y al mismo tiempo minimiza los costes de mantenimiento. El estado de los módulos de protección se puede integrar en el nivel de control mediante los contactos de señalización de los módulos y mediante el Power Rail.

El sistema modular permite una puesta en marcha y un mantenimiento sencillos utilizando una función de desconexión del lazo, así como un reemplazo ininterrumpido del módulo de protección durante la operación.

Cuando se tira del módulo de protección, el circuito permanece interconectado mediante el módulo de base fijo al carril DIN. El proceso de desconexión no conlleva ninguna interrupción de la señal, lo que significa que un módulo de protección puede reemplazarse sin perjudicar la operativa de la planta.

Si el módulo de protección se enchufa en un ángulo de 180 grados, la señal se cortará mediante la función de aislamiento integrada. Esto simplifica las labores de mantenimiento mientras que el lazo comprueba y permite pruebas de aislamiento para realizar durante la puesta en marcha o pruebas repetitivas.

Con 6,2 mm, la escasa anchura de los módulos de protección ahorra espacio en el armario. Se puede evitar desconectar los bloques de terminales, ya que durante la retroalimentación, los bloques de terminales comunes existentes pueden reemplazarse sin importar los requisitos de espacio.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus