23 de noviembre, 2018 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Los sistemas HMI deben satisfacer los requisitos más estrictos para ser utilizados en áreas con riesgo de explosión. Con esto en mente, Pepperl+Fuchs ha desarrollado un sistema modular que ofrece soluciones perfectamente coordinadas para incluso los escenarios de aplicación más exigentes.

Una unidad PC con la unidad de procesamiento Intel Quad Core y un sistema operativo de Windows es un añadido a la familia GXP totalmente nuevo. El usuario, además, tiene la opción de instalar su propio paquete de programas, como Scada, para visualizar y controlar las aplicaciones en áreas con riesgo de explosión. Un extenso número de opciones de interfaz en serie como el RS232, RS485 y Ethernet permiten también el acceso directo desde el área con riesgo de explosión al PLC y otros dispositivos periféricos. Gracias al uso de fibras ópticas, se pueden cubrir distancias significativamente más largas, permitiendo incluso que las secciones distantes de una planta se conecten en red.

Además de la unidad PC, se ha añadido otro monitor a la gama GXP, con lo que ahora se ofrece una pantalla aún más compacta de 19 pulgadas (48,3 cm) junto al modelo de 21,5 pulgadas (54,6 cm). Dependiendo de la industria, la solicitud y los requisitos del cliente, estos dispositivos HMI basados en PC se complementan con una nueva generación de HMIs más inteligentes, basados en el thin client.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus