por José Manuel Rodeiro, propietario de JMR Pharma 5 de noviembre, 2019 Opinión comentarios Bookmark and Share
< Volver

El otro día, durante una visita de auditoría de un cliente potencial del sector farmacéutico, una vez acabada la reunión, la auditora me preguntó, especificando que era por pura curiosidad, ¿a qué os vais a dedicar cuando el plástico esté prohibido?

Cuando pasados unos días recibí la invitación para escribir un artículo sobre medio ambiente y logística, no dejé pasar la oportunidad de exponer los argumentos que el día de la auditoría había empezado a esbozar.
Si tu conciencia ecológica aumenta cada año y tienes la necesidad de que los productos que gestionas evolucionen para ser más respetuosos con el medio ambiente, tanto en su formulación como en su packaging, este artículo te dará algunas ideas sencillas y fáciles de implementar.
Ten presente que de las tres erres (reducir, reutilizar y reciclar), la más potente es la de REDUCIR, porque no es más limpio quien más limpia sino quien menos ensucia. Esta R está en las manos de quien crea el producto y su envase.
Tradicionalmente, una de las formas de transmitir la calidad de un producto cosmético al consumidor ha sido el packaging: estuches sofisticados con stamping, envases serigrafiados, y un prospecto para los textos legales. En total una ratio peso de envase/peso de producto tres o cuatro veces superior al de alimentación, a pesar de tener requerimientos legales similares.
Una forma de mejorar esta ratio sin perder imagen y ganando en innovación es el sleeve. El sleeve es un tubo de plástico retráctil que se adapta a la forma de la gran mayoría de envases. Inicialmente se utilizó para unir productos para formar packs o para precintar tapones que no tenían precinto.
Esta tecnología ha evolucionado considerablemente en los últimos años y ahora permite casi todas las posibilidades de cualquier packaging (stamping, brillo, cuatricromía, etc.) e incluso puede imitar texturas (suave, rugoso, papel, goma, etc.), y aplicarse a tubos. Todo ello con una cantidad de material muy inferior al packaging convencional (un sleeve pesa entre 1 y 2 gramos).
Así que, mientras no se encuentra un sustituto con las propiedades del plástico, reducir en un 90 % el peso del envase secundario es una buena opción (pasando de 20 – 30 gramos de estuche, folleto, celofán, etc. a 2 gramos de sleeve).
El sleeve tiene ventajas en muchos ámbitos (logístico, aseguramiento de la calidad, etc.) que ya se presentaron en el Innovation day 2015 del Beauty Clúster Barcelona (puedes encontrar el vídeo en Youtube, buscando por JMR Pharma) y que quizá serán objeto de otros artículos en el futuro. Desde el punto de vista del reciclado hay que señalar que:

- El sleeve es fácil de separar del envase en el que se coloca, tanto si este es de plástico como de vidrio o metal. En nuestras líneas de aplicación lo hacemos a diario con las unidades defectuosas.
- El plástico que utiliza habitualmente es polietileno, el mismo material de los envases de plástico, de modo que no es necesario separarlo del envase de plástico en el momento del reciclaje.

Si tu empresa está comprometida con el medio ambiente, con o sin certificación (ISO 14000 o EMAS), y cada año te pide nuevas acciones para reducir el peso del envase respecto del peso de producto, más allá de crear envases familiares, el sleeve es una muy buena solución.
Os indico un par de casos de éxito muy dispares:

- El primero es un aplicador de blanqueante dental que se enviaba a los odontólogos en blíster individuales (cartón + blíster + prospecto) y pasó a enviarse precintado con sleeve. La reducción de peso del envase fue superior al 90 %.
- El segundo es un producto de venta que ha aprovechado casi todas las ventajas del sleeve:

• El envase tiene una forma irregular, difícil de serigrafiar o etiquetar, perfectamente válida para el sleeve.
• Toda la cara anterior se puede usar para el facing, en este caso incluyeron una fotografía.
• Toda la cara posterior se puede usar para textos legales.
• El sleeve se utiliza como precinto de garantía.

Así que, hasta que no se prohíba definitivamente el plástico, el sleeve seguirá siendo una opción muy interesante, y no sólo ecológicamente hablando.
En cuanto a nuestro negocio, estamos diversificados y ofrecemos otros tipos de servicios, tampoco será un problema.

Tags:
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus