por Nieves Briz, socia de Compliance de JAUSAS, y Ramón García Albero, catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Lleida 8 de julio, 2016 Opinión comentarios Bookmark and Share
< Volver

Con la aprobación de la reforma penal de 2015, nuestro país ha dado un salto cualitativo en la promoción de la ética empresarial y la persecución de la corrupción en el seno de las empresas. 

A pesar de la reforma de 2010, desde algunos ámbitos se seguía percibiendo el problema de la responsabilidad penal corporativa como algo ajeno y etéreo. La LO 1/2015 ha venido a consagrar la necesidad de un modelo de organización y gestión idóneo no sólo para prevenir riesgos penales, sino para adecuar la actuación empresarial a los más altos estándares éticos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus