29 de abril, 2021 Biotecnología comentarios Bookmark and Share
< Volver

En el año 2020 se produjo un salto importante en la inversión privada en el sector biotcnológico, según ha adelantado la Asociación Española de Bioempresas (AseBio).

De esta forma, el volumen de capital privado captado sigue aumentadando desde 2016, pero este año de emergencia sanitaria destaca con un aumento del 46 % con respecto a 2019 y alcanza un total de 151.634.021 euros.

De la misma forma, el sector ha llevado a cabo diez operaciones más que el año anterior, con un importe medio de 3,6 millones de euros. “La biotecnología está en el punto de mira de los inversores desde la llegada de la covid-19 y estas cifras lo demuestran.Nuestro sector está trabajando en soluciones a algunos de los retos que nuestra sociedad afronta y los inversores están reconociendo la capacidad de las empresas biotecnológicas de crear valor”, declara Ion Arocena, director general de AseBio.

El aumento de las cifras se observa también en la captación de financiación en los mercados de capitales. A lo largo de 2020, hubo cuatro ampliaciones de capital por emisión de acciones de tres compañías biotecnológicas que cotizan en bolsa, Reig Jofré, Oryzon y Atrys Health, que captaron más de 70 millones de euros, un 35 % más que en 2019.

El crecimiento de la inversión privada en las empresas biotecnológicas ha ido en paralelo con la puesta en marcha de la iniciativa de coinversión del programa Innvierte de CDTI, con el que se ha acompañado a inversores privados profesionales en su apuesta por las biotech españolas. En estos dos años de andadura, este instrumento ha participado en 19 compañías biotecnológicas, lo que ha supuesto 23 millones de euros desembolsados y un compromiso de inversión de más de 35 millones de euros.

Según datos recopilados para el Informe AseBio 2020, el volumen de las operaciones con participación internacional, y el número de empresas en las que han entrado inversores internacionales, vuelven a aumentar este año. Un total de nueve compañías han logrado captar financiación de inversores procedentes de Suiza, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, China y Andorra; tres veces más que en 2019. Cuatro empresas han recibido al menos 10 millones de euros, con la empresa Ona Therapeutics en el primer puesto, con 30 millones. La suma de todas estas inversiones, junto con la participación de los fondos españoles, roza los 100 millones de euros, cuando en 2019 no se superaron los 75 millones.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus