23 de marzo, 2020 Actualidad Farmacéutica comentarios Bookmark and Share
< Volver

Podemos clasificar los virus a partir los requerimientos del transporte de patógenos que, a su vez, dependen del impacto que tengan estos en el organismo vivo. Existen principalmente dos tipos diferentes: categoría A y categoría B.

Pero debemos conocer el sistema básico de embalaje o de triple capa para transportar cualquier sustancia infecciosa:

  • Recipiente primario impermeable y estanco al que se le añade un material absorbente que protege la muestra.
  • Recipiente secundario impermeable, estanco y duradero.
  • Envase exterior: embalaje con un material amortiguador.

La exposición a sustancias infecciosas de Categoría A puede causar una incapacidad permanente, poner en peligro la vida o constituir una enfermedad mortal para seres humanos y/o animales previamente sanos. Por ejemplo, una muestra de sangre con VIH o Ébola son patógenos de alto riesgo que aún no han desaparecido y con las que es necesario un transporte específico de Categoría A. Estas sustancias deben ir etiquetadas debidamente según el código: UN 2814, “Infectious substance affecting humans”. El sistema de transporte de estas muestras no es el básico, como hemos visto anteriormente. El sistema de embalaje para este tipo de muestras es el P620, recoge el sistema de triple capa con un embalaje exterior adicional.

El virus del COVID-19 se recoge como sustancia de Categoría B, ya que se trata de un "patógeno oportunista". Necesita un organismo vivo con unas condiciones específicas para ser mortal. Estas sustancias deben ir etiquetadas debidamente según el código: UN 3373, “Biological substance category B”. El sistema de embalaje para este tipo de muestras es el P650. Los productos de Pharma Cold Solutions como el Pathopak o Pathoshield son las referencias indicadas con sistema estos requerimientos e identificadas según la normativa, UN 3373.

Tags:
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus