2 de junio, 2015 Medicina personalizada comentarios Bookmark and Share
< Volver

Con el objetivo de debatir sobre las causas de la variabilidad en la respuesta a los tratamientos en cada paciente, su abordaje desde los ámbitos regulatorio y gestor, y sus implicaciones clínicas, la Sociedad Española de Farmacología Clínica (SEFC) y la Asociación de Medicina de la Industria Farmacéutica (AMIFE) organizaron recientemente la jornada “Variabilidad en la respuesta a los medicamentos: una realidad clínica”, en el Colegio de Médicos de Madrid.

Para la doctora Cristina Avendaño, presidenta de SEFC, “la individualización del tratamiento debe tener en cuenta las características individuales y preferencias del paciente, la experiencia del propio médico y otros aspectos relevantes que se dirimen en la relación médico-paciente, y que van más allá de los marcadores o subgrupos definidos en los ensayos clínicos o en las fichas técnicas”.

Por su parte, la presidenta de AMIFE, la doctora Belén Sopesén, apuntó que "la práctica clínica habitual ha puesto de manifiesto que existe variabilidad en los efectos de los tratamientos; esto nos obliga a dar un paso más e ir más allá de la investigación clínica, empezando por analizar las causas y sus posibles implicaciones que nos ayuden a definir una medicina personalizada que sea realmente eficiente para cada paciente".

Según el doctor José Antonio Sacristán, miembro de la Junta Directiva de la SEFC, la variabilidad “es común en prácticamente todas las enfermedades, aunque en algunas de ellas está mejor estudiado”. Sin duda alguna, esto tiene importantes implicaciones regulatorias: “La FDA o la EMA ya están elaborando recomendaciones en torno a la necesidad de identificar aquellos subgrupos clínicos que presenten una mejor respuesta a los fármacos”, explicó el experto. De hecho, “no es nada infrecuente que las fichas técnicas de los medicamentos y las guías clínicas incluyan información sobre biomarcadores y respuestas diferenciales en distintos subgrupos de pacientes”.

Genética y sociedad

Con respecto a las causas de esta heterogeneidad, la genética es, sin duda, la que más se ha estudiado y a la que más importancia se le ha dado, desde “diferencias en el perfil farmacocinético y farmacodinámico pueden modificar la respuesta al tratamiento-“, señaló el doctor Xavier Molina, de la Junta Directiva de AMIFE. “Pero no toda la variabilidad es de origen genético”, añadió. Los factores socioculturales del propio paciente o sus preferencias en cuanto a vía de administración y perfil de efectos adversos y/o eficacia, “también pueden influir –y mucho- en la respuesta farmacológica”, afirmó este experto.

La perspectiva de la industria farmacéutica en torno a este asunto quedó patente en la intervención de José Ramón Luis Yagüe, director del Departamento de Relaciones con las Comunidades Autónomas de Farmaindustria. “Las declaraciones que están efectuando algunos organismos regionales sobre una supuesta equivalencia terapéutica entre medicamentos que tienen una misma indicación clínica aprobada carecen de base legal y científica, desincentivan la innovación en medicamentos y privan a médicos y pacientes de unos medicamentos legalmente autorizados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, e incluidos en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud (SNS)”, señaló.

En la imagen, de izquierda a derecha, Caridad Pontes, de la Unidad de Farmacología Clínica de la Corporació Sanitària Parc taulí (Barcelona); José Antonio Sacristán, miembro de la Junta Directiva de la SEFC y coordinador de la jornada; Iñaki Betolaza, director de Farmacia del Departamento de Salud del Gobierno vasco, y José Ramón Luis Yagüe, director del Departamento de Relaciones con las Comunidades Autónomas de Farmaindustria.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus