Publicidad

Empresas Premium

10 de febrero, 2015 Equipos comentarios Bookmark and Share
< Volver

BOSCH PACKAGING TECHNOLOGY ha ampliado su cartera de productos de serialización de embalaje farmacéutico. La lucha contra la falsificación de medicamentos ha llevado a que no pocos países estén a punto de implantar cambios en su legislación, con un etiquetado más estricto de los productos farmacéuticos.

El CPS (“Sistema de Impresión de Embalajes”) es la base de todas las soluciones de serialización de Bosch. Su flexibilidad y sencillez de uso son objeto de un continuo perfeccionamiento. Dependiendo de los requisitos del cliente, el sistema imprime códigos matriciales de datos, en una o dos dimensiones, con una cadencia máxima de 400 cajas plegables por minuto. Gracias a una mejora en el sistema de la cámara, ahora es posible comprobar con aún mayor seguridad la aplicación de los dos códigos en material de embalaje de diversas especificaciones. Si contraste y legibilidad de los códigos matriciales de datos no se ajustan al nivel de calidad exigido, los productos afectados se separan automáticamente. La máquina es muy sencilla de utilizar desde el panel de control: los componentes mecánicos cuentan con un fácil y rápido acceso, por si hubiera que modificar el formato. Durante ese caso un proceso optimizado de inserción de la cinta de etiquetado reduce además los ciclos de inactividad del CPS 1900 al mínimo.

Los sistemas CPS se pueden combinar con el software del propio aparato y con el de la red informática de la empresa mediante un proceso multinivel, que garantice que los números de serie se asignan de forma fiable. A tal efecto, Bosch Packaging Technology ha adaptado a los requisitos específicos de la industria farmacéutica la probada tecnología de automatización que Bosch emplea en el sector de automoción.

Además, gracias a su especial diseño, el sistema CPS se puede ampliar añadiendo más módulos. Por ejemplo, un módulo-báscula revisa el peso de cada caja plegable, una a una. También se pueden equipar las máquinas existentes con un módulo de precintado sensible a la manipulación. La etiquetadora aplica precintos de seguridad adicionales en la pestaña lateral de la caja, lo que ofrece una protección óptima. Unos sistemas de sensores llevan a cabo comprobaciones –fiables y repetibles– de la presencia del precinto y de su correcta aplicación. La máquina y todas sus aplicaciones y componentes –como la cámara, por ejemplo– se dirigen a través de una única interfaz hombre-máquina (HMI).

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus